Riesgos de comprar un proindiviso

Cada vez son más los anuncios de venta de proindivisos que podemos encontrar en distintas plataformas, ya sea Internet, la prensa u otros canales. Es probable que te hayas encontrado con más de una oferta de este tipo y, además, seguramente a buen precio, ya que normalmente se trata de una herencia o de la consecuencia de un divorcio, por lo que a las partes les interesa deshacerse del asunto lo más rápido posible.

Sin embargo, antes de tomar una decisión tan importante como comprar un proindiviso, debes saber que este trámite no está exento de riesgos y que se pueden dar situaciones que conviertan la gestión en una muy mala decisión. 

Algunas de esas situaciones son:

Que las personas herederas no sean todavía propietarias. 

Podría ser que, por distintos motivos, aunque hayan recibido en herencia ese bien o inmueble proindiviso, todavía no se hayan convertido en propietarios legales del mismo. Esto conllevaría que no se pudiera realizar la inscripción de la compra en el Registro de la Propiedad. 

En este punto puedes pensar que, tarde o temprano, los herederos se conviertan en propietarios, pero podría darse el caso de que todas las personas que te han vendido el proindiviso no acaben siendo los adjudicatarios de la herencia. En ese caso, la venta solo vincularía a quienes sí lo sean, con todos los conflictos que este hecho puede generar.

Desacuerdos en la adjudicación de la herencia

Otro caso que se puede dar es que no haya un acuerdo en la adjudicación de la herencia. ¿Qué ocurriría entonces? Que el tema podría terminar en los juzgados, por lo que te verías implicado en mitad de un conflicto familiar cuya resolución podría tardar años en llegar. 

Que haya desacuerdos entre las partes

Suponiendo que las situaciones anteriores no se produjeran y que todas las personas herederas fueran finalmente las adjudicatarias, podría darse el caso de que no exista un acuerdo entre las partes acerca del precio al que vender el proindiviso. En este caso podrías comprar solamente algunas partes. Sin embargo, al hacerlo serías tan solo copropietario, con todos los problemas que ello puede acarrear. Por ejemplo, cualquier copropietario podría acudir al Juzgado para que se procediera a la disolución de esa comunidad, a través de su venta en una subasta pública. 

Que el proindiviso esté embargado 

Podría darse el caso de que sobre alguna parte del proindiviso haya caído un embargo. Esto supondría un grandísimo problema para el resto de propietarios, ya que, la mejor situación qeu podría darse es que esa deuda se pagara con su venta, por lo que entrarían en juego nuevos propietarios.

En resumen, somos conscientes de que los bajos precios a los que suelen venderse este tipo de bienes o inmuebles pueden resultar extremadamente tentadores. Sin embargo,  la compra de un proindiviso está a menudo ligada con riesgos y situaciones no deseables. Tanto por conflictos familiares, problemas con la herencia o posibles embargos, las probabilidades de que algo salga mal o de que se generen problemas son altas. Por lo tanto, una operación que, de entrada, puede parecer totalmente beneficiosa para el comprador, podría convertirse en una auténtica pesadilla.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
CONTACTAR
close slider

CONTACTO

"*" señala los campos obligatorios

Dirección de la propiedad a vender*
Sin nombre*
Sin nombre*

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x