¿Qué es un proindiviso?

Si te has visto envuelto en algún divorcio o separación o en el reparto de alguna herencia, seguramente hayas oído hablar del término “proindiviso”. Pero… ¿Qué significa esto realmente? Sigue leyendo, y descúbrelo todo sobre qué significa proindiviso.

Significado de proindiviso

Proindiviso es un término jurídico análogo al condominio, a la copropiedad o a la comunidad de bienes. Son conceptos que significan lo mismo. Y, aunque pueden parecer conceptos extraños, en realidad son sencillos: Significa que alguien es propietario de algo de forma parcial.

Es decir, la cosa en sí es propiedad de varias personas (por ejemplo, tú y tus hermanos, en el caso de una herencia). En este sentido, ninguna de las diferentes personas que son propietarias de la cosa son plenamente propietarias de ella.

Siendo así, ninguna de esas personas puede tomar decisiones por su cuenta sobre la totalidad de la cosa, puesto que es propiedad de varias personas al mismo tiempo y tomar decisiones por sí mismo supondría limitar el derecho de los demás a decidir sobre algo que también es suyo.

Cuando una pareja se casa en régimen de comunidad de bienes, las propiedades de cualquiera de los dos pasan a ser, también, propiedad de la otra persona. Es decir, las cosas ya no son de uno u otro, sino que son de los dos (esto, como puedes suponer, genera diferentes tipos de problemas en los divorcios).

Esto, en ciertas cosas, como las cuberterías, no es un problema, porque se puede repartir (para ti la vajilla, para ella los cubiertos). Sin embargo, cuando pasamos a hablar de copropiedad de un bien inmueble (o de una obra de arte cara), por ejemplo, la cosa se complica.

Además, hay que tener en cuenta que la copropiedad de la cosa no responde a partes diferenciadas. No se trata de que una persona posea el salón y otra persona la cocina y el baño. No. Todo es propiedad de todos los copropietarios.

En este sentido, cuando hablamos de proindiviso hablamos de cuotas abstractas, no tangibles. Cada propietario tiene un porcentaje del total sobre todos y cada uno de los elementos de la cosa.

Por supuesto, las obligaciones asociadas a la cosa también deberán repartirse en las mismas proporciones. Por ejemplo, en una vivienda, los costes de comunidad de vecinos o reparaciones se repartirían entre los copropietarios.

¿Cómo se crea un proindiviso?

Un proindiviso se crea en el momento en que dos o más personas adquieren una cosa (generalmente, un inmueble) y pasan a ser ambos propietarios.

Mientras todo va bien al respecto, no hay problemas. Sin embargo, cuando surge algún problema y se acude a un tribunal o se recurre a la ley para resolverlo, aparece el concepto de proindiviso (que significa que no se puede dividir).

Es decir, aunque el concepto aparece en los momentos en los que se busca encontrar una solución a un problema (por ejemplo, desacuerdos entre cómo actuar respecto a la cosa), lo cierto es que ya desde el momento en que se adquiere la cosa se puede considerar que existe un proindiviso (siempre y cuando no sea divisible, claro).

Solicita de forma gratuita y sin compromiso tu estudio ​​y nuestros expertos asesores ​te responderán ​en 24 horas

1 Step 1
keyboard_arrow_leftPrevious
Nextkeyboard_arrow_right
FormCraft - WordPress form builder

¿Qué propiedades pueden ser proindivisas?

Las propiedades susceptibles de ser proindivisas son todas aquellas que, por su naturaleza, no pueden dividirse. Por ejemplo, una obra de arte no puede partirse por la mitad y que cada una de las dos partes se lleve un cacho. Eso destruiría la cosa en sí.

Es un ejemplo muy gráfico, pero no es el más común. El más común, sin duda, es el de los inmuebles. Es muy normal que un inmueble se adquiera entre dos o más partes, y ahí se forma un proindiviso que seguirá existiendo cuando se quiera vender la propiedad.

En general, cualquier otra propiedad que se te ocurra que, por sus características, no se puede dividir, pero haya sido comprada por dos personas o más en igualdad de condiciones, es un proindiviso.

¿Cómo se disuelve un proindiviso?

Un proindiviso tiene varias formas de disolverse. A continuación, te mencionamos las más habituales:

1.       Consolidación: Este es el caso en el que uno de los copropietarios adquiere las cuotas de los demás copropietarios, pasando la cosa a tener un único propietario. También es el caso si todos los copropietarios están de acuerdo en vender y un único comprador adquiere todas las cuotas.

2.       Pérdida de la cosa: Si la cosa en sí acaba perdiéndose o destruyéndose, lógicamente, la copropiedad sobre ella también se disuelve.

3.       Renuncia: En el caso de que alguno de los copropietarios renuncie a sus cuotas de propiedad, éstas se reparten entre los demás propietarios.

4.       División: Aunque un proindiviso implica que una propiedad no se puede dividir, esto no siempre es cierto. Una propiedad puede ser proindivisa en el sentido de no poder dividirse sin alterarla. Pero, por ejemplo, en una vivienda grande puedes crear dos viviendas y que esa cosa proindivisa pase a ser dos cosas con dos propietarios.

¿Tengo la obligación de permanecer en el condominio?

La Ley es clara: Ninguna persona tiene la obligación de permanecer en la comunidad y cualquiera de ellos podrá, en cualquier momento, pedir que se divida la cosa común. Es decir, cualquier copropietario puede pedir la división del proindiviso, aunque no la división de la cosa en sí.

Una vez se produce esta división, el copropietario tiene unas cuotas de propiedad que puede vender a terceros si lo desea. De esta forma, puede desligarse de la comunidad de propietarios incluso aunque los demás intenten evitarlo o le pongan dificultades (siempre y cuando tenga un comprador).

Así que, ya lo ves, aunque es un concepto un poco infrecuente, lo cierto es que no tiene ninguna dificultad. Esperamos haberte ayudado a comprender qué significa proindiviso y cuál es su importancia a nivel legal, así como la mejor forma de relacionarte con él.

Propiedad de lo que no puede dividirse

El proindiviso es una figura jurídica que se presenta cuando una propiedad pertenece a varias personas y no puede ser dividida físicamente sin perjudicar su valor o funcionalidad. Este tipo de propiedad puede surgir, por ejemplo, como resultado de una herencia, una donación, o la compra conjunta de un bien.

En un proindiviso, cada copropietario tiene un derecho de propiedad sobre el todo, y no sobre una parte específica del bien. Esto significa que todos los copropietarios tienen derecho a usar y disfrutar de la propiedad en su totalidad, aunque cada uno posea un porcentaje distinto de la misma.

Una de las características del proindiviso es la indivisibilidad. Esto implica que ningún copropietario puede reclamar una parte física específica del bien. Por ejemplo, si varios hermanos heredan una casa en proindiviso, ninguno de ellos puede reclamar el derecho exclusivo a una habitación específica.

Llevar a cabo la división de un proindiviso puede ser un proceso complicado, ya que requiere el acuerdo de todos los copropietarios o una orden judicial. En general, cualquier copropietario puede solicitar la división del proindiviso en cualquier momento, a menos que exista un acuerdo legal que lo impida.

En conclusión, el proindiviso es un tipo de copropiedad caracterizado por la indivisibilidad y el uso compartido de un bien. Aunque puede presentar algunas complicaciones, también ofrece la posibilidad de compartir la propiedad y el disfrute de un bien que de otro modo podría ser inaccesible para una sola persona.

Todo sobre proindivisos y cómo pueden impactar tu patrimonio

Vender la mitad de mi casa

En el contexto de un proindiviso, vender la mitad de una casa puede significar que una de las partes propietarias decide vender su participación en la propiedad. Esto puede suceder cuando una propiedad es compartida entre dos o más personas, y uno de los copropietarios decide vender su parte. Es una situación común en herencias, divorcios o sociedades inmobiliarias.

Para vender la mitad de una casa, la parte vendedora debe realizar una serie de trámites legales, que incluyen la obtención de una tasación de la propiedad y la redacción de un contrato de venta. Este contrato especificará la parte exacta de la propiedad que se está vendiendo, así como el precio acordado. Es fundamental contar con el asesoramiento de un abogado o un notario en este proceso para garantizar que todos los detalles son correctos y legales.

Es importante destacar que si un copropietario decide vender su parte de la propiedad, los otros copropietarios tienen lo que se llama un ‘derecho de tanteo’. Esto significa que tienen el derecho a comprar la participación que se vende antes que cualquier otro comprador externo, a igualdad de condiciones. Este derecho busca proteger a los copropietarios de la entrada de terceros en la copropiedad.

Finalmente, es fundamental tener en cuenta que la venta de una parte de una casa en proindiviso puede tener implicaciones fiscales. Dependiendo del precio de venta y del valor de la propiedad, puede haber impuestos sobre ganancias patrimoniales a pagar. Además, la venta también puede tener un impacto en el impuesto sobre bienes inmuebles (IBI) y en otros impuestos relacionados con la propiedad.

En resumen, vender la mitad de una casa en un proindiviso es un proceso legal que requiere una cuidadosa planificación y asesoramiento. Asegúrate de entender todas las implicaciones legales y fiscales antes de proceder con la venta.