En ocasiones la vida nos sorprende con imprevistos que no esperábamos. Lamentablemente cada vez son más los casos de viviendas o negocios que son ocupados, de hecho, tan solo en 2019 se produjeron más de 100.000 ocupaciones en toda España. Sin duda, se trata de una cifra alarmante que genera tensión a todos los propietarios con segundas residencias o, incluso, con una única residencia. Como consecuencia de ello, han comenzado a surgir todo tipo de empresas dedicadas a vaciar las viviendas para devolverlas a los propietarios. Pero, ¿realmente es una buena opción hacer uso de los servicios de desokupas?

A continuación, entramos en más detalle sobre en qué consiste este tipo de empresas y cómo suelen actuar y te ayudamos a resolver tus dudas sobre qué hacer si te ocupan la casa, o cómo echar a un okupa de tu casa. Por ejemplo, contactando con empresas que se encargan de comprar casas con ocupas dentro y buscando anuncios de empresas o entidades que quieran comprar una casa con okupas.

¿Qué son las empresas de desokupas?

Como comentaba más arriba, el problema de las ocupaciones está en auge. Cada vez es mayor el número de ocupaciones en el país y las preocupaciones sobre qué hacer si te ocupan la casa o cómo echar a un okupa de tu casa. Con el incremento de las ocupaciones de las viviendas —ya sea de viviendas propias, segundas residencias o viviendas de entidades financieras— han aparecido en el mercado unas polémicas empresas que se dedican a echar a los okupas de las viviendas. Son las conocidas como empresas de desokupas. Estas entidades suelen estar formadas por antiguos boxeadores o, incluso, expertos en artes marciales. Las empresas de desokupas se presentan como la solución a cómo echar a un okupa de tu casa, pero ¿cómo actúan exactamente? ¿Es conveniente contratar sus servicios?

¿Cómo trabajan las empresas de desokupas?

Las empresas de desokupas suelen trabajar siguiendo dos patrones fundamentales. El primero de ellos es tratar de negociar con los okupas. Al contratar un servicio con estas empresas —que, por cierto, no suelen ofrecer precios demasiado económicos— lo primero que hacen es buscar la manera de negociar con las personas que han ocupado tu vivienda para encontrar la solución más rápida de cómo echar a un okupa de tu casa. Para ello, visitan el lugar en el cual se encuentran los okupas y tratan de averiguar qué es lo que quieren o si están dispuestos a aceptar una cuantía económica.

En caso de que no estén dispuestos a aceptar una cuantía económica, se pasa a la segunda táctica que, lamentablemente, no resulta tan cordial. Y es que en muchos casos —muchos de ellos reportados en prensa escrita o en las noticias de televisión— los servicios de estas empresas de desokupación han acabado precisando la intervención de la Guardia Civil, lo cual no deja bien parado al propietario de la vivienda que los contrató.

¿Es conveniente hacer uso de sus servicios?

Lo cierto es que, si se compara con el procedimiento penal o civil, los resultados son mucho más rápidos. El problema, que en algunos casos se exceden los límites de lo permitido, pudiendo incurrir en un delito. Todo depende de lo que estés dispuesto a arriesgar, siendo consciente de la manera en la que pueden tener que actuar este tipo de empresas.

Además, como comentaba más arriba, el precio que suelen demandar por hacer uso de sus servicios suele ser bastante costoso. Sin olvidar que, al coste del servicio, se debe sumar la cantidad que pidan los okupas para llegar a un acuerdo. Esta cifra suele rondar en torno a los 2.500 euros. La misma se sumará al monte total y deberá ser pagada por los propietarios de la vivienda. El problema, además, está en los desperfectos que hayan sido ocasionados por los okupas que irán a tu cargo y, posteriormente, tendrás que pagar para repararlos. Algo que puede elevar considerablemente el coste. Sin olvidar el riesgo al cual te expones de cometer un delito por coacción, según estima la ley.

Y es que, lamentablemente, el problema de recurrir a la vía legal y judicial es que el procedimiento puede demorarse demasiado en el tiempo —alcanzando, incluso, el año hasta que puedas recuperar tu vivienda—. Además, los costes judiciales suelen rondar en torno a los 4.000 y 5.000 euros. ¿Qué nos queda entonces? ¿A qué otra vía podemos recurrir? A continuación, te explicamos qué hacer si te ocupan la casa sin recurrir a estas vías.

¿Qué hacer si te ocupan la casa?

Tranquilo, no todo está perdido. Si has comprobado que ninguna de estas vías te resulta de utilidad, puedes recurrir a otra vía mucho más efectiva y más útil. Y es que, afortunadamente, hoy en día podemos encontrar varias empresas que se dedican a comprar casas con ocupas dentro o que se anuncian con mensajes tales como “comprar una casa con okupas”.

Estas empresas se dedican a comprar casas con ocupas dentro incluso aunque ello pueda suponer un problema. Con esto lo que se consigue es que la persona que está sufriendo porque su segunda residencia ha sido ocupada —o la casa que tenía anunciada en venta o en alquiler— pueda ser vendida sin preocuparse por la situación que se vive dentro de ella. Aunque el precio de venta puede resultar menor que el demandado en un inicio, el resultado final resulta más beneficioso que si pasa un año hasta que la vivienda pueda ser desalojada por la vía legal o si se paga por un servicio de desokupas.

Esto es así porque, como comentaba, al precio final —en cualquiera de las dos vías mencionadas— se suma el arreglo de los desperfectos, más posibles gastos de comunidad, recibos de suministros, tasas a pagar… y una serie de gastos que acaban agrandando el coste total. Sin lugar a dudas, encontrar una empresa que se encargue de comprar una casa con okupas es una de las mejores decisiones que puedes tomar si te encuentras en una lamentable situación como esta. Aunque, todo depende de lo dispuesto que estés a esperar y a pagar.