Subasta voluntaria de proindiviso

La subasta voluntaria de proindiviso es un proceso mediante el cual se divide la cosa común cuando es un bien indivisible. Es la mejor opción cuando los copropietarios están de acuerdo en terminar con el proindiviso pero no se ponen de acuerdo en algunas cuestiones. La diferencia entre la subasta voluntaria y la de apremio es que la primera no está originada en una deuda y que, además, se celebra a instancia de los comuneros. 

La subasta voluntaria de proindiviso se regula mediante las leyes de Jurisdicción Voluntaria y de Enjuiciamiento Civil. La vía para llevarla a cabo puede ser tanto mediante notario como judicial.  

¿Cuándo conviene hacer uso de la subasta voluntaria de proindiviso?

Existen varias circunstancias en las que la subasta voluntaria de proindiviso es la mejor opción. Eso sí, para poder recurrir a ella todos los comuneros deben estar de acuerdo en disolver el proindiviso, pero pueden tener discrepancias en torno al precio por el que vender el bien o cuál de ellos podrá quedarse con él a cambio de compensar a los demás. 

No obstante, la subasta voluntaria de proindiviso también puede ser utilizada cuando otros procedimientos de venta no han dado frutos, ninguno de los comuneros quiere conservar la propiedad del bien o se quiere una transparencia mayor. 

Cómo se realiza la subasta voluntaria de proindiviso

Lo primero es que los comuneros realicen en el juzgado o en la notaría que corresponda una solicitud de incoación. Si se recurre al notario, la vía más rápida y sencilla, el proceso estará regulado por el artículo 72 de la Ley del Notariado. En caso de que se opte por una subasta voluntaria judicial, que será más lenta, se regula en base a los artículos 108 a 111 de la Ley de Jurisdicción Voluntaria.

Cuando se aprueba la solicitud, el secretario judicial o, en su caso, el notario, deberá proceder a tramitarlo en formato electrónico mediante el Portal de Subastas de la Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado.

La Subasta voluntaria de proindiviso debe ser anunciada por lo menos 24 horas antes, se desarrolla en su totalidad por vía electrónica y estará abierta durante máximo 20 días.

Una vez finalice la subasta voluntaria de proindiviso, puede suceder que haya solamente un postor (en este caso la subasta voluntaria proindiviso se le adjudicará a él), que haya varios (se adjudicará al mejor) o que no haya postores.

Subasta voluntaria de proindiviso de los comuneros

Por otro lado, en el caso de que alguno de los comuneros constituya un derecho de reserva, habrá tres días para que se expida. 

Por último, si no hubiera ningún postor o si no se acepta la propuesta única o la mejor, deberá dictarse el sobreseimiento. En este caso, los comuneros podrán solicitar que se celebre una segunda subasta o desistir del procedimiento. Si la segunda subasta proindiviso tampoco diera resultados, no existe opción a pedir una tercera hasta que pase por lo menos un año. 

Subasta voluntaria ley jurisdiccion voluntaria

La subasta voluntaria es una opción legal que permite la venta de un inmueble de proindiviso. Esta opción se encuentra regulada en la Ley de Jurisdicción Voluntaria, la cual tiene por objetivo simplificar y agilizar los trámites judiciales en determinadas materias que no son contenciosas.

En el marco de esta ley, la subasta voluntaria se utiliza cuando los copropietarios de un bien no llegan a un acuerdo para su venta o distribución. En este caso, se acude a la figura de la subasta pública, con el fin de obtener el mejor precio para el bien y repartir proporcionalmente las ganancias entre los propietarios.

El proceso de subasta voluntaria está marcado por varias fases. En primer lugar, se solicita al juez que autorice la realización de la subasta. Luego, se realiza una tasación del bien para determinar su valor de salida en la subasta. Posteriormente, el juez ordena la publicación de la subasta para que cualquier interesado pueda participar.

Es importante destacar que, en la subasta voluntaria, el bien puede ser adjudicado a un precio inferior al de la tasación en caso de que no se presenten suficientes pujas. Sin embargo, si el precio es excesivamente bajo, el juez puede decidir no adjudicar el bien y repetir la subasta.

En conclusión, la subasta voluntaria de proindiviso es una herramienta legal que facilita la venta de un bien en copropiedad, garantizando un proceso transparente y justo para todos los copropietarios. Sin embargo, es un proceso que requiere de la asesoría de un experto legal, debido a su complejidad y a las implicaciones que puede tener para los propietarios.

¿Que es una subasta judicial voluntaria?

Una subasta judicial voluntaria es un proceso legal en el cual un bien inmueble que pertenece a varios copropietarios se somete a la venta pública. Este tipo de subasta es «voluntaria» porque se realiza a petición de uno o más copropietarios, que desean vender su parte en el bien para liquidar su proindiviso, es decir, su derecho de propiedad compartido.

En una subasta judicial voluntaria, se pone a la venta la totalidad del inmueble, no solo la parte del copropietario que solicita la subasta. El objetivo de este procedimiento es permitir a los copropietarios recibir una compensación equitativa por su parte en el bien, especialmente en casos en los que no se puede dividir o vender de forma individual.

El proceso de subasta judicial voluntaria sigue varios pasos:

  • Solicitud de subasta: un copropietario presenta una solicitud al juzgado para vender su parte en el inmueble.
  • Aceptación de la solicitud: el juez revisa la solicitud y, si es válida, da luz verde a la subasta.
  • Valoración del inmueble: un perito tasador determina el valor del inmueble para establecer el precio de salida de la subasta.
  • Subasta: se realiza la subasta, en la que pueden participar tanto los copropietarios como cualquier interesado en adquirir el inmueble.
  • Adjudicación: el bien se adjudica al mejor postor y se reparte el dinero obtenido entre los copropietarios.

La subasta judicial voluntaria es una solución legal que permite a los copropietarios resolver conflictos sobre bienes inmuebles, garantizando la equidad y la transparencia en el proceso de venta.

Procedimiento subasta judicial proindiviso

La subasta judicial proindiviso es un procedimiento legal que se lleva a cabo cuando se tiene una propiedad en común, es decir, cuando varios propietarios tienen derechos sobre un mismo bien. Este proceso suele iniciarse cuando uno o más copropietarios quieren liquidar su parte y los demás no están de acuerdo o no pueden comprarla.

El primer paso en la subasta judicial proindiviso es presentar una demanda de división de la cosa común ante un tribunal. Esta demanda debe ser redactada por un abogado y presentada por un procurador, y debe contener la descripción de la propiedad, la identificación de los copropietarios y la cuota que corresponde a cada uno de ellos.

Una vez admitida la demanda, se procede a la fase de tasación de la propiedad. Un perito nombrado por el tribunal realiza una valoración del bien, que servirá como precio de salida en la subasta. Este precio puede ser impugnado por las partes si consideran que no refleja el valor real de la propiedad.

El siguiente paso es la convocatoria de la subasta, que se publica en el portal de subastas del BOE. Cualquier persona puede participar en la subasta, incluso los propietarios del proindiviso. Si ninguno de los postores ofrece una cantidad igual o superior al precio de salida, se puede celebrar una segunda y una tercera subasta, con un precio de salida menor.

Finalmente, si la subasta resulta desierta, el tribunal puede adjudicar el bien a los copropietarios por el precio de la última puja. Si aún así no se logra vender la propiedad, se dicta un auto de adjudicación a favor del demandante por el importe de su cuota. De esta forma, el demandante se convierte en el único propietario de la propiedad y puede disponer de ella como desee.

Subasta judicial de un inmueble en copropiedad

La subasta judicial es una de las formas más comunes de resolver conflictos de copropiedad cuando los copropietarios no pueden llegar a un acuerdo sobre la venta de un inmueble. Esta se produce cuando uno de los copropietarios solicita la venta forzosa del inmueble ante un juez.

Subasta voluntaria de proindiviso

En el proceso de subasta de un inmueble en copropiedad, se hace una valoración oficial del inmueble. Esta valoración se realiza normalmente por un perito designado por el juzgado. El valor determinado se convierte en el precio inicial para la subasta.

Después de la valoración, se establece una fecha para la subasta y se publica oficialmente, dando a cualquier interesado la oportunidad de participar. Los licitantes tienen que depositar un porcentaje del valor del inmueble antes de la subasta como garantía de su oferta.

En la subasta, los participantes hacen ofertas hasta que se llega a la oferta más alta. El ganador de la subasta es quien hace la oferta más alta, y se convierte en el nuevo propietario del inmueble una vez que paga la cantidad ofrecida y se completa el papeleo necesario.

Es importante destacar que, en algunos casos, los copropietarios pueden tener derecho de retracto. Esto significa que tienen un periodo de tiempo después de la subasta para igualar la oferta ganadora y comprar ellos mismos el inmueble. Este derecho busca proteger a los copropietarios de la venta forzada de su propiedad.

Cómo realizar la solicitud de incoación

Para realizar una solicitud de incoación del procedimiento de subasta voluntaria ante notario o en el juzgado, se deben cumplir algunas formalidades. Para empezar, se deben entregar los datos de identificación de los solicitantes, así como las escrituras que acrediten la propiedad del bien.

Cómo realizar la solicitud de incoación

Por otro lado, también deberá presentarse una certificación registral de dominio y cargas de la propiedad, así como las constancias de derechos y cargas de cualquier tipo que existan sobre el bien.

Además, debe aclararse si está ocupado o no, y presentar el pliego de condiciones, que es el que establece los derechos y obligaciones de las partes y cuáles serán las reglas de las subasta. Este último documento incluirá, como hemos dicho, las condiciones generales y particulares de la subasta, por lo que es imprescindible que se publique al mismo tiempo que se da a conocer la subasta.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest

9 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Iker Ribera
Iker Ribera
4 months ago

¡La subasta voluntaria de proindiviso puede ser una solución interesante en ciertas situaciones! 🏠🔨

Vicente
Vicente
4 months ago
Reply to  Iker Ribera

¡Totalmente de acuerdo! La subasta voluntaria de proindiviso puede ser una excelente opción para resolver disputas de manera rápida y justa. ¡Es importante conocer todas las opciones disponibles antes de tomar una decisión! ¡Gracias por compartir tu opinión! ¡Saludos! 🏡🔨

Hebe
Hebe
1 year ago

¡La subasta voluntaria de proindiviso puede ser una oportunidad para resolver conflictos familiares!

Shakira Comas
Shakira Comas
1 year ago
Reply to  Hebe

¡Claro que sí! Es una forma civilizada y transparente de dividir bienes en disputa. Sin embargo, hay que recordar que también puede generar tensiones si no se maneja con cuidado. ¡La clave está en la comunicación y el respeto mutuo! ¡Buena suerte!

Valentino Nadal
Valentino Nadal
6 months ago

¡La subasta voluntaria de proindiviso puede ser una opción interesante! ¿Qué opinan? 🤔

Maira Manzanares
Maira Manzanares
6 months ago

¡Totalmente de acuerdo! La subasta voluntaria de proindiviso puede ser una excelente alternativa para resolver conflictos de manera justa y transparente. ¡Es importante considerar todas las opciones disponibles antes de tomar una decisión! ¡Gracias por compartir tu punto de vista! 👍🏼

Aniceto Postigo
Aniceto Postigo
1 year ago

¿Realmente es beneficioso optar por la subasta voluntaria de proindiviso o hay mejores alternativas?

Ernesto Gamez
Ernesto Gamez
1 year ago

En mi experiencia, la subasta voluntaria de proindiviso puede ser una opción rápida, pero no siempre la más beneficiosa. Explora todas las alternativas, como la venta privada o la división amistosa, antes de decidir. Piensa en tus objetivos a largo plazo y elige sabiamente. ¡Suerte!

Betina Huerta
Betina Huerta
1 year ago

¿Y si en vez de subasta, se resolviera a la antigua, a la buena?

9
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x